Historia de la Aviación Militar Colombiana

Índice del Artículo

 

Historia de la Aviación de la Policía Nacional de Colombia | Aviacol.net El Portal de la Aviación ColombianaLa Policía Nacional de Colombia cuenta actualmente con el Área de Aviación Policial, una de las ramas más importantes para el desarrollo de las actividades que día a día llevan a cabo los hombres y mujeres de la Institución. La aviación policial en nuestro país ha forjado su desarrollo a través del trabajo consumado de su personal, que poco a poco ha logrado construir el que hoy es reconocido como uno de los servicios aéreos policiales más grandes y operativos del mundo y cuya génesis se gestó hace casi cincuenta años, gracias al amor e interés por la aviación de un grupo de oficiales que quiso darle alas a la Policía.

La importancia del transporte aéreo para las labores policiales es hoy en día inherente a la misma realidad de una institución de este tipo, que busca proteger el orden y garantizar la seguridad de los habitantes de cualquier región. En el caso de Colombia, la delincuencia, el narcotráfico, los grupos guerrilleros, entre otros; han obligado a la Institución a aumentar su pie de fuerza y equipo operacional, lo que ha llevado a la necesaria adquisición de aeronaves y personal de vuelo y técnico que lleve a cabo las misiones que la Policía del siglo XXI requiere.

Sin embargo, la realidad del país era otra durante la década de los 50, cuando se realizaron los primeros experimentos de dotar a la Policía con aviones. A medidados del siglo XX, cuando la nación se encontraba viviendo épocas de violencia guerrillera y política, especialmente en la región de los Llanos Orientales, la Policía de Bolívar adquirió un avión que operó por poco tiempo, al que le siguió otra aeronave recibida de parte de Ferrocarriles Nacionales de Colombia y que también volaría brevemente para la institución.

Mientras esto ocurría en el año de 1957, el hoy Mayor Humberto Aparicio Navia, oficial activo de la Policía más antiguo y más condecorado del país, actual Director del Museo Histórico de la Policía Nacional y miembro y fundador de innumerables academias de historia y organizaciones militares y policiales; era un cadete de la Escuela de Cadetes de Policía General "Francisco de Paula Santander", que perseguía su sueño de ser miembro de la Institución.

El Mayor Aparicio, pionero de la aviación policial en Colombia, conversó con nosotros acerca de estos primeros años, de las primeras experiencias y de cómo poco a poco se fue gestando el nacimiento de este cuerpo aéreo.

Mientras el entonces Cadete Aparicio comenzaba su carrera profesional, en la Policía continuaban los tímidos esfuerzos de volar con alas propias, gracias a la labor de los Mayores Medina Herrera y Gélvez Stevez y del Coronel Gallego Hernández, quienes en diferentes momentos realizaron cursos de vuelo a manera personal y ocuparon esporádicamente la cabina de aeronaves asignadas transitoriamente a la Institución.

La magia que el cine mejicano y sus grandes estrellas irradiaban en Latinoamérica por aquella época, generó en el Subteniente Aparicio un interés por la aviación, toda vez que el actor y cantante mejicano Pedro Infante también era piloto. Cuando Infante falleció en 1957, la Policía Nacional de Colombia contaba con la visita de una misión chilena de asesoría, en la cual se encontraba un oficial piloto. Esta visita y la experiencia del oficial chileno, sumado a los primeros experimentos y a la necesidad que empezó a sentir la Institución por los servicios aéreos, llevó a Aparicio a proyectar los primeros pasos formales en la creación de la aviación de la Policía años después.

Los primeros pilotos realizaron sus cursos de vuelo de manera privada y costeando el valor de los mismos individualmente. La Escuela de Aviación Civil ENACC y el Aeroclub de Colombia sirvieron como fuente de conocimientos para los aviadores que comenzaron sus etapas de instrucción.

Para el año 1965 el Mayor General Saulo Gil Ramírez Sendoya, Director de la Policía, adquirió un Cessna 206 y un Cessna 441, que se convirtieron en los primeros aviones del servicio aéreo de la Policía. Luego de que el ya Teniente Aparicio obtuviera su brevete de piloto, instó a otros oficiales a seguir su ejemplo: “Logré que Francisco Louseau y Luis Santamaría, me siguieran los pasos y efectivamente se fueron allá… les conseguí el préstamo en la Caja Agraria, hicieron las diligencias, se lo concedieron, hicieron el curso y se graduaron.”

Historia de la Aviación de la Policía Nacional de Colombia | Aviacol.net El Portal de la Aviación ColombianaDe izquierda a derecha: Teniente Humberto Aparicio Navia, Teniente José Francisco de Paul Loiseau Loiseau (q.e.p.d.) y Teniente Luis Gilberto Santamaría Arroyave (q.e.p.d.), primeros pilotos de la Aviación Policial. (Foto: Policía Nacional - 25 años de lucha frontal contra el narcotráfico en Colombia)

Con ellos ya eran tres los tenientes pilotos de la Aviación de la Policía que realizaban vuelos de transporte y enlace vitales para una nación con un alto grado de retraso en materia de infraestructura y conexión vial, especialmente en las regiones del suroriente del país, en donde las grandes distancias y la inexistencia de vías hacían y hacen indispensable el transporte aéreo para tener control de la seguridad y ejercer presencia de la Institución. El Fondo “Policías Contratadas” estuvo a cargo de la prestación de recursos para el mantenimiento de las aeronaves, que se realizó en las instalaciones de Aviones de Colombia, ubicadas en Guaymaral.

Historia de la Aviación de la Policía Nacional de Colombia | Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
Instalaciones de Aviones de Colombia en 1999. (Foto: Policía Nacional - 25 años de lucha frontal contra el narcotráfico en Colombia)

Sin embargo, en 1968 se presentó un accidente fatal de la Cessna 206 en el aeropuerto de Guaymaral y en el que fallecieron los tenientes Loiseau y Santamaría. La gravedad y trascendencia del suceso se conocieron por todo el país y las complicaciones en el crecimiento del cuerpo aéreo no se hicieron esperar, como nos cuenta el Mayor Aparicio: “Imagínense ustedes el problemita que surgió para conseguir quién más nos siguiera cuando la noticia de que los pilotos se mataron fue nacional, hasta que llegó otro que dijo ‘yo quiero hacer el curso’ y luego otro y otro, tres más que se graduaron y ya con eso quedamos cuatro.”

Gracias a este esfuerzo y al empeño de los oficiales, con el tiempo se volvió a tomar el trabajo realizado y para el año de 1973 los pilotos de la Policía tomaron el comando del Cessna 441 con que contaba la institución y que prestaba servicios a la Dirección General. En esos años la aeronave era comandada por un oficial retirado de la FAC, el señor Capitán Forero, que prestó invaluables servicios a la Institució debido a la problemática generada al seno de la Policía en torno a la viabilidad de tener sus propias tripulaciones a raíz del accidente de 1968.

Las primeras oficinas administrativas del servicio aéreo se ubicaron en el centro de Bogotá, en cercanías al edificio de la Dirección General, hoy en día sede del Museo Histórico de la Policía. La necesidad de formalizar aún más el área de aviación llevó a la creación de una división especializada adjunta al Servicio de Transporte de la Policía, unidad encargada de manejar y gestionar todos los servicios de movilización de las unidades policiales en el país y cuya oficina se ubicaba también en el centro de la ciudad.

“Fueron llegando otros, entre ellos Jorge Enrique Arana y se fue formando el cuerpo de aviación. Llegó el entonces Mayor Carlos A. Pulido Barrantes como Jefe de Unidad de Transporte Aéreo, agregada al Servicio de Transporte de la Policía y le dio un gran impulso a la parte administrativa para formar el servicio. Se compraron dos aviones, uno para los Llanos Orientales y otro para Bucaramanga”, recuerda el Mayor Aparicio.

Para 1979 el nombre de la unidad pasa a ser Grupo de Transporte Aéreo de la Policía Nacional y las operaciones continúan con la flota con que se contaba en aquella época, que ya se había aumentado con la llegada de dos nuevas Cessna 206G (HK-2166-G y HK-2433-G), brindando servicios de transporte especialmente para los altos mandos policiales que requerían desplazarse por el país, así como para los comandantes de unidades ubicadas en regiones apartadas y quienes contaban con vastos terrenos que cubrir sin posibilidad alguna de realizarlo por vía terrestre.

Historia de la Aviación de la Policía Nacional de Colombia | Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
Aviones Cessna 206. (Foto: Policía Nacional - 25 años de lucha frontal contra el narcotráfico en Colombia)

La década de los 70 vio llegar una nueva problemática al país con el comienzo de las primeras actividades de las redes de narcotráfico, lo que desencadenaría una serie de sucesos que, mal que bien, repercutirían en el crecimiento y fortalecimiento del área de aviación policial en Colombia.

El interés del Gobierno nacional por combatir esta nueva guerra con tecnología y pie de fuerza, llevó a que se adquirieran nuevas aeronaves con el fin de apoyar las operaciones diarias de la Institución en contra de estas bandas que cada vez aumentaban su poder.

Según recuerda el Mayor Aparicio: “Con la problemática del narcotráfico, la Policía pensó en su escuela y comenzaron los primeros cursos de escuela de aviación policial. Después vinieron los Estados Unidos a apoyar, vino la fumigación, se trajeron aviones especiales para ello.” En 1981, y siendo Director el Mayor General Francisco José Naranjo Franco, se adquieren dos helicópteros Bell 206 JetRanger y un Bell 212 que sirvieron como las primeras plataformas de instrucción en ala rotatoria y equipos de apoyo en labores policiales. Infortunadamente las dificultades en materia de infraestructura llevaron a que estas aeronaves dejaran de operar en la Institución, siendo transferidas a la Procuraduría General de la Nación.

Historia de la Aviación de la Policía Nacional de Colombia | Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
Mantenimiento de helicóptero en 1983. (Foto: Policía Nacional - 25 años de lucha frontal contra el narcotráfico en Colombia)

Historia de la Aviación de la Policía Nacional de Colombia | Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
Instalación de equipos de fumigación en 1984. (Foto: Policía Nacional - 25 años de lucha frontal contra el narcotráfico en Colombia)

Historia de la Aviación de la Policía Nacional de Colombia | Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
Operaciones de fumigación en los 90s. (Foto: Policía Nacional - 25 años de lucha frontal contra el narcotráfico en Colombia)

Historia de la Aviación de la Policía Nacional de Colombia | Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
Aeronaves de fumigación en los 90s. (Foto: Policía Nacional - 25 años de lucha frontal contra el narcotráfico en Colombia)

Sin embargo, varios hechos que vendrían después marcaron profundamente a la aviación policial y demostraron una vez más la necesidad de contar con un equipo aéreo propio para adelantar misiones que cada vez aumentarían en complejidad e importancia. El lento crecimiento llevaría a crear el Servicio Aéreo de la Policía SAPOL en 1983 gracias a la gestión del General Víctor Alberto Delgado Mallarino, Director de la Institución. Con esta división adscrita a la Dirección Operativa, se empezó a entrenar a nuevas tripulaciones a través de escuelas de aviación privadas como el Aerocentro de Colombia, en donde en el mismo año se dio inicio al primer curso de oficiales pilotos y suboficiales técnicos, estos últimos preparados por la Fuerza Aérea Colombiana y el SENA.

Historia de la Aviación de la Policía Nacional de Colombia | Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
Primer curso de Oficiales Pilotos en 1984. (Foto: Policía Nacional - 25 años de lucha frontal contra el narcotráfico en Colombia)

Historia de la Aviación de la Policía Nacional de Colombia | Aviacol.net El Portal de la Aviación Colombiana
Ceremonia de reconocimiento a suboficiales técnicos aeronáuticos en 1993. (Foto: Policía Nacional - 25 años de lucha frontal contra el narcotráfico en Colombia)

Este primer curso, orientado por los capitanes civiles Jaime Pinzón Calderón y Manuel Bejarano Chala de la escuela Aerocentro, graduó en 1984 a los Tenientes Daniel Arboleda, José Navia, Javier Forero, Héctor Acosta, Fernando Álvarez, Óscar Osorio, Jairo Ladino, Luis A. Moore y Carlos Ballesteros.

CONTINUAR LEYENDO...

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS


Suscríbete a nuestro newsletter semanal gratuito y mantente al día con la actualidad aeronáutica del mundo y la región.

Tienda Aeronáutica - Productos Destacados

Llavero de Piloto - Comandante

Llavero de Piloto - Comandante

DETALLES Llavero de Piloto - "Pilot" Comandante Técnica de marca..

$32,000

Llavero Bordado "REMOVE BEFORE FLIGHT" Importado

Llavero Bordado "REMOVE BEFORE FLIGHT" Importado

Llavero bordado importado - "REMOVE BEFORE FLIGHT" Texto bordado "Remove..

$20,000 $25,000

Feeds RSS Aviacol.net


Suscríbase a nuestros Feeds de noticias y contenido de interés

Publicidad